Disortografía. Logopedia en Bilbao

written by Rober on febrero 18, 2013 in Logopeda en Bilbao with no comments

Etiología:

Disortografia en Bilbao

Disortografia en Bilbao

Concierne a las perturbaciones de la utilización escrita de la lengua; frecuentemente va unida a los retrasos del lenguaje oral , como sintomatología de una silesia no apreciada, resultante de una aprendizaje defectuoso o de un medio cultural desfavorable, como falta de atención o de lectura comprensiva

Hay cuatro tipos de faltas de ortografía

1. Las fallas referidas a la trascripción puramente fonéticas de la formación del lenguaje hablado

Las faltas de uso que varían según la complejidad ortográfica de la lengua, cuando las palabras se sobrecargan de letras no pronunciadas

2. Las faltas de gramática

3. Las faltas referidas o palabras homófonas

Entre los principales factores causales de las dificultades de ortografía encontramos :

Ø Hábitos defectuosos de estudio (muchos niños proceden de manera poco afectiva al estudiar palabras de ortografía dudosa, debido a la enseñanza inadecuada de esta materia y de la composición escrita)

Ø Falta de interés y actitudes favorables

Ø Limitaciones en conocimientos básicos sobre la fonética y estructura de la palabra

Ø Lenguaje deficiente, especialmente anomalías de pronunciación

Ø Escritura lenta e ilegible

Ø Defectos visuales

Ø Discriminación auditiva insuficiente

Ø Bajo rendimiento intelectual

Detección:

Las producciones escritas delatarán los errores cometidos por el niño, y para no confundirlo con un error de escritura, el docente deberá tener claro que se manifiesta como una particular dificultad para la expresión lingüística gráfica, conforme a las reglas del idioma

Es importante detectar, que clase de disortografía es, para luego articular el tratamiento adecuado

a) observar si se trata de mala ortografía que afecta la articulación del lenguaje. Son niños inteligentes que cometen faltas corrientes y sintácticas, que desconocen en mayor o menor grado la estructura gramatical de la lengua

b) niños que desfiguran la lengua, que parecen no haber aún automatizado la adquisición de la ortografía

c) cuadro disortográfico de niños con bajo nivel intelectual, concominante a retraso en la lecto-escritura.

El maestro deberá detectar el origen de las dificultades a fin de orientar correctamente al niño ( y a los padres); en el caso, por ejemplo de hallar deficiencias visuales o auditivas, que por diversos motivos no hayan sido detectadas antes del ingreso a la escuela, para realizar la consulta a especialista. A veces faltas que se arrastran durante años pueden ser corregidas a tiempo y con un buen tratamiento

Diagnóstico

Tendrá paso luego de realizar la corrección minuciosa de las producciones escritas del niño y confeccionar el registro de errores ortográficos para individualizarlos.

Para diagnosticar, las técnicas son:

– Dictado

– Copia fiel de un texto

– Copia de un texto con otro tipo de letra ( pasar de imprenta a cursiva)

– Elaborar redacciones libres

Estos materiales se pueden usar en reiteradas oportunidades para luego corregir y realizar la clasificación de errores

Tratamiento

Para enseñar la ortografía, el maestro deberá tener en cuenta:

– Que el aprendizaje ortográfico es un proceso que requiere una dirección hábil y experta, porque los alumnos aprenden con distinto ritmo y de manera diferente, los métodos deben adaptarse a la variedad

– Que debe ayudar a cada niño a descubrir métodos que faciliten la fijación y evocación de la forma correcta de escribir las palabras

– Que la corrección debe adaptarse a las necesidades de cada niño y a las características de las faltas

– Que para asegurar la retención son necesarios los periodos de practica y ejercitación

Los principales objetivos de la enseñanza de la ortografía son:

– Facilitar al niño el aprendizaje de la escritura correcta de una palabra de valor y utilidad social

– Proporcionar métodos y técnicas para el estudio de nuevas palabras

– Habituar al niño al uso del diccionario

– Desarrollar una conciencia ortografica, es decir, el deseo de escribir correctamente y el habito de revisar sus producciones escritas

– Ampliar y enriquecer su vocabulario grafico